Nací el 1 de febrero de 1996 en Portugalete y desde que era pequeña tenía claro que quería ser artista. Siempre les decía a mis padres que quería crear, no sabia como ni donde, pero que quería vivir de compartir mi arte con los demás, 

Tanto en el colegio como en el instituto la mejor asignatura era plástica, los fines de semana me levantaba super pronto para ver el programa de televisión Art-Attack y por fin, cuando llegue a bachiller, hice bachillerato artístico en Portugalete. En bachillerato me dí cuenta que me gustaban todas las asignaturas que tenían que ver con arte, como por ejemplo, volumen, diseño, dibujo artístico, dibujo técnico e historia del arte. Además, gané el 1º premio en un concurso que hacíamos entre los estudiantes de primero y segundo con una escultura de arcilla de un elefante hindú, eso me dio motivación a seguir adelante con mis locuras. Además, he sido coreógrafa y profesora de baile durante muchos años, otra disciplina artística y manera de expresión increíble para crear.

 

Recuerdo que el día de puertas abiertas de la facultad de Bellas Artes, me enamoré, sentí que ese era mi lugar, llegue a casa y les dije a mis padres: -"Aita, Ama, siempre he querido ser artista y allí lo conseguiré".  He tenido la gran suerte de que mis padres me han apoyado siempre, siempre creyeron en mí, y eso, es muy importante cuando tu profesión es crear.

El primer día que fui a la clase de dibujo, el profesor fue a la pizarra y dibujo un caballo en cuatro líneas, yo me dije a mí misma que algún día conseguiría dibujar así, yo deseaba ser capaz de trasmitir tantísimo mediante cuatro líneas, con decisión, con amor, con pasión en cada trazo, y finalmente, lo conseguí, dibujar forma parte de mi vida todos los días. Es más, creo que dibujando me expreso mucho mejor que con palabras.

Durante la carrera de Creación y diseño, pude probar y aprender muchísimas disciplinas artísticas, entre ellas, dibujo, pintura, arte y tecnología, fotografía, cerámica, diseño gráfico y escultura, finalmente, la asignatura que me cambio la vida, Ambiente/Espacio Urbano, conseguí unificar todas las disciplinas que me gustaban, partiendo del dibujo pasando por la escultura, e incluso aprendiendo de ingeniería y arquitectura para construir en grandes dimensiones.

Conseguí enfocar mi trabajo desde 3º de carrera y desde entonces no he podido parar, muchas personas me han preguntado sino estoy cansada de mi proyecto, siempre el mismo tema, en el mismo lugar...pero la verdad es que no, porque siempre surgen proyecto paralelos que hacen que todo sea uno, que sea mi proyecto, que sea mi vida, como por ejemplo los artículos que podéis adquirir en esta página. Quién me iba a decir a mí que aquel dibujo del mono en un viaje en el Metro de Portugalete a Bilbao iba a llegar tan lejos; ahora más que nunca, creo que la inspiración llega cuando menos lo esperas, y que tenemos que estar preparados para cuando llegue, y trabajar mucho también, claro.

En algunas ocasiones, os tengo que confesar que he tenido miedo de no volver a tener ideas, de quedarme sin inspiración, de no saber que crear y de estancarme. Muchas veces he pensado en tirar la toalla, muchas horas invertidas, he tenido que priorizar mi trabajo en muchos ámbitos de mi vida, pero la ilusión de luchar por mi sueño era mucho más grande que todos mis miedos. Antes, pensaba que nunca se me iba a ocurrir algo más interesante que lo que ya había hecho, sentía que me ponía el listón muy alto, pero ahora, soy consciente de que la creatividad se trabaja y que gracias a que nunca la he dejado de trabajar, la creatividad siempre aparece en mí.

 

Me gusta pasar por muchas disciplinas artísticas hasta conseguir la obra final, creo que de esta manera aprendo de todo y a mí me encanta aprender cosas nuevas. Siempre digo que todas las obras esconden una larga historia detrás (podéis leer la historia de "El Mono en el apartado de Historia de un proyecto). La participación del publico es muy importante en mi obra, ya sea pudiendo entrar dentro de la escultura, siendo partícipes en una performance utilizando el cuerpo como herramienta para vivir una experiencia o vistiendo los artículos que estoy creando a partir de mi proyecto "El Mono". Como he dicho antes, de pequeña no sabia ni como ni donde, pero quería compartir mi arte con el mundo, hoy por hoy, creo que he conseguido estar en el camino, aquí estoy, escribiendo estas líneas para todas las personas que quieran leerme. Os prometo que nunca dejaré de hacer arte y de amar mi trabajo, porque conseguí ser artista, por el apoyo de mis padres, y también por el tuyo.

 

Muchas gracias, mila esker!